Centro de mesa para comunión: Trucos

//Centro de mesa para comunión: Trucos

Los centros de mesa son la mejor forma de decorar las celebraciones de una primera comunión. Presta atención a los trucos que vamos a darte para que consigas decorar con los mejores centros de mesa para comunión. Como empresa de mobiliario funcional, te hablamos sobre ello.

Decide el tipo de evento que quieres celebrar

Lo primero que debes valorar es qué estilo quieres que tenga la decoración del evento. Aunque en un principio la primera comunión sea un evento tradicionalmente religioso, en la actualidad esto ha cambiado y también es posible celebrar un tipo de comunión aconfesional.

Así, antes de iniciar la decoración de las mesas de comunión, debes establecer si el diseño que deseas es clásico y más tradicional, con elementos como las tradicionales cruces, o por el contrario, quieres optar por algo más moderno, como flores, velas o chucherías.

Ante todo, lo más importante será siempre que tengas en cuenta los gustos de los niños para planificar su comunión. Al final, se trata de una celebración y de una fiesta por y para ellos, por lo que deberemos tratar de satisfacer sus deseos en la medida de lo posible.

Fiestas temáticas, con alguna particularidad en general, con detalles únicos para los invitados… Son sin lugar a dudas matices que pueden hacer de la celebración algo sencillamente espectacular. Y tampoco hace falta que se vaya demasiado de presupuesto.

Además, si el presupuesto disponible lo permite, no estaría demás disponer de algún detalle personalizado para cada invitado. Y no se trata de adquirir regalos para todos y cada uno de los asistentes.

Tan sólo hay que tener en cuenta aquello que podría hacerles especial ilusión. Muchas veces, los invitados necesitarían tan sólo una tarjeta con un mensaje personalizado para saber cuánto se les aprecia.

Aunque es un gesto muy común en las bodas, no es así en los bautizos y comuniones. Por esta misma razón, es que los invitados se sorprenderán al saber que han dedicado parte del tiempo a dedicarles unas bonitas palabras y agradecerles por estar allí ese día.

Tratándose de una comunión, lo normal es que haya más niños, familia o amigos del o la protagonista invitados. Por ello, deberemos disponer de una mesa práctica y funcional, a la vez que sea vistosa para los pequeños.

Así pues, intentaremos huir en la medida de lo posible de adornos excesivamente recargados, de las grandes florituras y de otros objetos que entorpezcan la libertad de movimientos y la visión de los niños. Pues al fin y al cabo, la forma en la que transcurrirá la celebración será diferente a la de una boda.

centros de mesa para comunion

Una apuesta segura es hacer un centro de mesa con botes de chucherías, caramelos y chocolatinas. Puedes jugar con las formas de las diferentes chuches y hacer tus propias flores con ellos, por ejemplo, clavando en las golosinas palitos con etiquetas que pongan el nombre del protagonista de la celebración.

Hay que recordar la conveniencia de apostar por una decoración alegre y fresca, que encante a niños y adultos por igual. Si colocar chucherías no te convence porque deseas organizar una comunión más sana, hay muchas otras alternativas a tu alcance.

Te sorprendería la cantidad de profesionales que se dedican a la elaboración de otros dulces caseros y más sanos, que además son sumamente decorativos, como cupcakes, popcakes y galletitas especialmente creadas para la ocasión, totalmente personalizadas.

Si los niños prefieren una fiesta temática de princesas, animales, superhéroes o cualquier otro tema que le encante y le interese, entonces lo tienes mucho más fácil. Siempre podrás tirar por ahí para que la temática seleccionada sea el hilo conductor.

Aunque tampoco conviene cerrarse en banda con una sola idea. Pues a medida que se acerque la fecha, es posible que surjan nuevas ideas que podrían complementarse a la perfección con lo que ya tenías en mente. Eso sí ten siempre en cuenta la opinión del niño y la familia.

centros de mesa para comunion

Centros de mesa para comunión: para gustos, colores

En el caso de querer optar por algo más clásico, puedes elegir colores tradicionales. Por ejemplo, al tratarse de una comunión para niña, puedes optar por hacer unos centros de mesa que combinen los tonos rosados con el malva. Si por el contrario el protagonista es un niño, los colores más utilizados son los tonos azules o verdes.

No obstante, si no quieres caer en este tipo de “etiquetas” y prefieres algo más fresco, puedes elegir un color que no tenga estas asociaciones. También puedes incluso combinar varios y hacer unas flores de forma manual con papeles de diferentes tonos.

De esta forma romperás con estos convencionalismos y darás un toque más divertido y diferente a la decoración. Colores como el rojo, el naranja o el amarillo son de una gran vitalidad y son ideales para un tipo de celebración más moderna y actual.

Como habrás podido comprobar, existen miles de ideas y trucos para conseguir un centro de mesa para comunión original y bonito. Solo tienes que tener claro qué tipo de celebración quieres hacer y echar un poco de imaginación. ¡Seguro que acabas teniendo multitud de ideas!

Plataformas y herramientas como las redes sociales o Pinterest podrán darte excelentes ideas, que quizá no se te habían pasado antes por la cabeza. Asimismo, siempre podrás crear o adquirir objetos y regalos.

Y todo ello sin invertir demasiado tiempo, esfuerzo ni dinero. ¡Piensa en lo vistoso que quedarían unas fotografías o unos detalles simbólicos en el lugar de la celebración! ¿No crees que eso les haría sentirse muy especiales?

Si te ha parecido interesante, quizás te interese leer sobre:

Por | 2019-12-30T12:11:51+00:00 agosto 1st, 2018|Mobiliario Funcional|0 Comentarios

Sobre el autor:

Deja un comentario

20 − 8 =